Un rinconcito de sabor y naturaleza

Viernes de quincena, el transito pesadísimo, mi cabeza casi explotaba y además moría de hambre.  Después de pasar unos minutos de horror llegué a un restaurante tan relajado, lejos del ruido de la ciudad, sin tráfico, con una vista espectacular y unas instalaciones tan cómodas que pensé me encontraba en otro lado.

Pero no, estaba en la Segunda Sección de Chapultepec, justo aquí sentada en Bistró Chapultepec.

 

Con un trago fresco llamado “Blanco de Verano”, olvidándome de todo, menos de mi hambre, así que pedí la carta.

Empecé con una tostada de atún, estaba todo perfectamente armónico.

Después unos tacos de Rib Eye con tuétano que de solo recordarlos quiero regresar.No quería pedir sopa, pero vi que teníaan una de mis favoritas, de jitomate rostizado Seguido de un pato confitado que sin duda ha sido el mejor que he probado.

Y para cerrar mi tarde perfecta, llegó la mejor parte, los postres, épicos

 

 

Me faltó probar más de la carta, pero espero que mis fotos les antoje visitarlo.

Lo mejor de todo y lo pude ver ese día es que todos se la pasan bien, los runners, los peluditos ya que es pet-friendly, la carta es súper accesible y me contaron que los fines tienen un buffet basto tanto en desayuno como en comida.

Si quieren ver más, reservar y saber como llegar dale click aquí

 

 

 

 

 

 

Leave a Comment